viernes, octubre 02, 2009

Las 10 mejores heladerias de Buenos Aires



1. Scannapieco. Esta gente va camino a la canonización. No, no tienen sucursales. Sí, están ahí desde antes que de que esto fuese Palermo Queseyó (mucho antes: desde 1938). Y su delivery es un decir: apenas unas cuadras de distancia, a ciertas horas. Así que mejor acercarse hasta allá y, como dicen ahora los marketineros, vivir la experiencia. El salón es precioso, con mesitas y banquito afuera. Atrás del mostrador hay entre tres y cinco señores de por lo menos sesenta años con cara de ser todos hermanos o primos; los Scannapieco, de cuerpo presente, artistas con sus obras en las paredes. Ellos saben qué recomendar. Superlativos el Sambayón y la Crema armenia, con damascos secos y anís, en honor a la colectividad que puebla la zona.Av. Córdoba 4826, Palermo / T. 4773-1829

2. Lado Bueno. Un experto pasó el dato: “El Chocolate con almendras tiene dos o tres almendras por bocado”. Con apenas doce añitos, esta heladería pinta para leyenda. El secreto de su éxito: los extras, como nueces, frutillas, merengues o Rocklets, que se siembran muy generosamente al momento de servir. Las almendras, acarameladas y tostadas. Ni hablar del Maracuyá, el Dulce de leche bombón o la Tarta de manzana. De Paternal se expandió a Villa del Parque y Belgrano. Está para conquistar el mundo.Artigas 1802 (Paternal) y sucursales / T. 4585-5050

3. Monte Olivia. ¡Qué esquina! Dan ganas de tener toda la vida para sentarse y probar sus más de sesenta sabores mirando la plaza de Villa Devoto. Con 43 años en el barrio, Monte Olivia tiene la vaca atada, a tal punto que cuando Freddo se instaló a pocos metros, tuvo que irse silbando bajito un par de meses después. Difícil competir contra ese cucurucho de Chocolate amargo y Mousse de limón. O contra el encanto de ese local en forma de U donde en verano la gente espera hasta 50 minutos sin chistar.Fernández de Enciso 3999, Villa Devoto / T. 4504-4050

4. El Piave. Los vecinos de Wilde lo saben desde 1955: El Piave la rompe. También lo supieron (tiempo más tarde) en Pinamar y en Villa Gesell. Locales grandes, hermosos, con patios para pasarse la tarde entera. Helados de delirio. Los de siempre y también de Kiwi, Ananá al champagne, Arroz con leche, Mousse de frambuesa, Lemoncello… y el Dulce de leche della nonna, con brownies bañados en Tía María y dulce de leche casero. Los chocolates son 16; el Véneto, por decir uno, sale con garrapiñadas de almendras, entre otras delicias.Av. Mitre 6282 (Wilde) y sucursales / T. 4207-3971

5. Daniel. Daniel Paradiso es un innovador. Se ve que siempre fue un adicto al quiosco, y lo llevó a sus helados, donde patentó los de alfajor de chocolate (por no decir alfajor Havanna… es igualito, igualito), Bananita (¡Dolca!), Danicol (Mantecol, en términos egocéntricos). La gente del Norte jura que fue el primero en ofrecer estas fusiones de golosina con helado. Daniel es también un megalómano: la cadena cumple 30 años y festeja con ¡30! sabores nuevos. Cada semana, uno diferente, de edición limitada. En la lista permanente hay Strudel, Selva Negra y el insólito Delicias de la isla, con salsa de ciruelas y nueces pecan del Delta. Los doce locales ya llegaron desde el norte hasta Núñez, pero el posta, posta, está en Victoria. Es el orgullo de Daniel y tiene hasta juegos para chicos. Y de paso: precios muy competitivos, eh.Pte. Perón 3374 (Victoria) y sucursales / T. 4746-6006

6. Peppino di Napoli. Una buena al salir de la oficina: pasar por Peppino y llevarse, supongamos, un cuarto de Chocolate a la naranja para comer en el subte. Los sufridos mártires del microcentro sin duda se merecen un buen helado de Bailey´s de esta heladería chiquita, discreta, contundente, que lleva 42 años en ese local de pisos de mármol y mesitas redondas. El auténtico Peppino era José Ragozzino, otro tano, de Nápoles por supuesto. Hoy atiende su amigo Nino que, orgulloso, cuenta de un cliente de Rosario que viajaba especialmente hasta Buenos Aires para comer su helado de Dulce de leche Perugina. No es poca cosa, teniendo en cuenta que los rosarinos algo saben de todo esto. Peppino tiene también otro local en esa zona que ahora algunos llaman “altos de San Telmo”.Carlos Pellegrini 787 y Tacuarí 1092, Centro / T. 4394-0660

7. Vía Toscana. No se trata sólo de comer helado, sino de ir a comer helado, como un plan de fin de semana. A esta perlita del Tigre no hay con qué darle. Instalada en el Paseo Victorica, frente al río Luján, y sin sucursales, ofrece un entorno tan placentero como sus helados. Bueno… no… es una exageración: ninguna vista podría ser así de buena. La cremosidad de los sabores es legendaria. Los entendidos afirman que Vía Toscana cambia el viejo concepto de “veteado” de dulce de leche por “chorreado”, y que el Tiramisú tiene grandes pedazos de bizcochuelo borracho. Además, es un placer para los aburridos: la lista de sabores no se termina nunca, con delirios como Cocktail exotique, Magnolia cheesecake o Bienmesabes (un postre canario). Una parada imprescindible antes o (mejor aún) después de navegar.Paseo Victorica 1648, Tigre / T. 4749-2972

8. Chinchín. ¿Cómo no lo pensaron antes? Chinín es la heladería más reconocida –y recomendada – de todo el partido de San Martín y, para muchos, de todo el cercano oeste. Sus méritos son muchos: cuatro décadas de tradición italiana, sesenta sabores, un Mousse de limón único. Pero el verdadero detalle de categoría lo da el estacionamiento, con espacio para casi setenta autos. En las noches de verano, el descapotable garpa: permite sentirse en una estudiantina de Hollywood al mismo tiempo que se disfruta un incomparable cucurucho de Banana split.Ruta 8 y Pueyrredón, San Martín / T. 4755-4964

9. Cadore. Generaciones de villadelparquenses avalan este mito. Con un precioso local histórico en Cuenca y Nazarre, a pasitos de la estación, la familia Olivotti sigue atendiendo en persona; si no pregúntenle a Edi, que hace más de cuarenta años que está al pie de los tachos. Los fanáticos mencionan el Limón y el Dulce de leche, y aseguran que los helados de Cadore no se derriten. Hay otro local en el centro, Corrientes y Rodríguez Peña, para los expatriados del barrio.Cuenca 2977, Villa del Parque / T. 4503-4837

10. Mocambo En una esquina perdida de Congreso, ahí por la zona de las mueblerías, espera Delicias del Sur, mousse de dulce de leche con chocolate en rama, con un precio más que alentador y una atención que invita a quedarse. El creador es Oscar Luna, tercera generación de familia de heladeros y –por una vez- no italiano sino chileno, que atiende junto a un staff panamericano de chicos artistas, todos músicos o pintores. Ofrecen delikatessen como el Limón Mocambo, una delicia con pedacitos de merengue, o el Garapino, a base de mousse de chocolate blanco con almendras garrapiñadas. Se puede elegir el helado en vasito de pasta, de plástico o de vidrio, para tomar en el salón. No hay sucursales, lo sentimos. Pichincha 501, Congreso / T. 4941-0271



fuente: minutouno



PARA MI LOS MEJORES SON LOS DE MUNCHIS, SUPERCREMOSOS Y SUAVES, Y DESPUES LOS DE FREDDO , SON RICOS TAMBIEN Y TIENEN MUCHA VARIEDAD DE SABORES

15 comentarios:

Krocita dijo...

Yo soy la contra absoluta de Monte Olivia. Viví muchos años a pocas cuadras de esa heladería y jamás me parecieron gran cosa. Hay una que se llama Diecci que está muy cerca que tiene helados muchisimo mas ricos.

Scannapieco es rico, lo atienden todos hombres mayores, súper atentos.

Si van a Mar del Plata no dejen de comer los helados de Italia! Son insuperables.

Cadore tampoco es tan recomendable. Era la heladería cómoda de Cuenca que cuando estabamos caminando por ahi llevábamos a la nena a que se enchastre un poco y no me resultan llamativos.

Siempre quise probar los del il piave, pero imposible por ubicación.

Los helados de Via Flaminia son exquisitos, con ese enorme cucurucho bañado. Munchis tampoco me gusta mucho y Freddo por suerte mejoró después de una época floja.
Y Volta......terribles! son un vicio.

Igual con lo que cuestan ahora, no podremos disfrutar seguido de ellos.

Ahora quiero uno de mascarpone con frutos del bosque y sambayon con almendras

Penelope dijo...

seee, en Mardel, los de heladeria Italia son insuperables!!!

y los cannoli rellenos y bañados en chocolate!!!

manjar de los dioses.

Chico Idiota (mas idiota que de costumbre) dijo...

no es justo poner un post sobre helados a esta hora de la noche donde en mi puto barrio no hay una fucking heladeria (o algo que se le paresca) abierta!

Igual, en la lista faltaron los helados de La Veneciana que son para chuparse los dedos

LaNona dijo...

Todo bien, pero como me quedan un poco lejos las heladrías que recomiendan...mas o menos unos 550 km. me fui a Necochea, heladería que amo y ahora me voy a la camita a degustar junto con mi maridito( sin papeles, y no es el primero....aclaro) 1 kilo de helado.
LaNona

Raulo dijo...

Realmente la industria del helado deja mucho que desear, no tienen el mismo estilo de hace 30 años más cuando existian todavia los grandes maestros heladeros. Ni hablar de la epoca de Menem que los tiró abajo con la venta de las grandes heladerías a las marcas internacionales y la proliferación del helado industrial.
Se está abusando mucho del emulsionante , hasta en los helados que dice son "artesanales". Freddo desde que se vendió es un desastre, yo lei sus formulas y tienen mas quimicos que crema. Se usa mucha leche en polvo y a veces viene de muy mala calidad.La familia Rochetto origienal se instalo en la Pampa y ahi si hacen los helados que tenía Freddo antes.
A parte hay una confusión , que un helado cuanto mas porquerias tenga para masticar es mejor, y lo que se debe disfrutar es la crema, y debe estar proporcionado.
De las nombradas se pueden rescatar algunos tipicos, pero el helado lamentablemente se está achatando. Además hay que recorrer bastante. Hay muy buenas heladerias en Mendoza y en el Uruguay donde todavía y gracias a Dios trabajan con las formulas tradicionales, donde la crema de leche, los jugos naturales y los huevos son las bases.

pato dijo...

Comparto Raulo, el helado es un gran negocio y una gran tentación para la industria. Tratan de bajar los costos y al mismo tiempo darle valores internacionales.
También me molestan ciertas variedades insólitas.

Lanona, no sé en santa fé, pero en rosario hay muy buenas heladerías.

Anónimo dijo...

La de Necochea no sera Tirol...???que helados por Diorrrrrr.

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

los mejores son los de volta! qué ricos :D

Julia Videla dijo...

Paricularmente la heladeria que mas me gustó es Daniel, tiene gran cantidad de sabores y las sucursales ha las he hido son muy lindas como la de martinez o vicente lopez, creo que la mas grande igualmente es la de victoria pero no fui todavia, los sabores que mas me gustaron fueron alfajor, chocolate daniel y bombon suizo. espero que tengan la oportunidad de probarlos

Anónimo dijo...

no hay duda q la mejor heladeria de buenos aires es via flaminia ya sea la de florida en capital o la de acassuso los despachantes logran hacer un bañado de casi un metro y el sambayon es expectacular

Anónimo dijo...

Si van por la patagonia ,les recomiendo una nueva heladeria en General roca,Rio negro FRESA,es artesanal,super cremosos,y muy buen precio,la recomiendo

Simpatica Ironia dijo...

Helados Daniel!!!! Que ricos que son!!!!

Anónimo dijo...

Master, en Freddo el Malbec, la mousse de Maracuya y el chocolate freddo no haycon que darle

Anónimo dijo...

son muy ricos los helados daniel

Anónimo dijo...

en los 80y los 90 la due de ramos mejia se las cargo a todas.

Template developed by Confluent Forms LLC; more resources at BlogXpertise